Un grupo de científicos descifró el secreto de un famoso tiro libre de Roberto Carlos que pareció desafiar las leyes de la física.
En el que muchos consideran como uno de los mejores tiros libres en la historia del futbol, el zaguero de la Selección Brasileña le pegó al balón con la parte externa del botín desde unos 35 metros, la pelota hizo una gran comba por afuera de la barrera de Francia y se metió pegado al palo, en un partido amistoso en 1997.
El remate parecía que saldría desviado por mucho a la derecha —incluso un joven buscapelotas parado a 10 metros del arco agachó la cabeza— pero en el último instante, hizo una comba para entrar al arco. El sorprendido portero francés Fabian Barthez ni siquiera se movió.


"Nos topamos con una ley inesperada de la física, pero es posible que se repita" dijeron los científicos.

Un grupo de científicos descifró el secreto de un famoso tiro libre de Roberto Carlos que pareció desafiar las leyes de la física.

En el que muchos consideran como uno de los mejores tiros libres en la historia del futbol, el zaguero de la Selección Brasileña le pegó al balón con la parte externa del botín desde unos 35 metros, la pelota hizo una gran comba por afuera de la barrera de Francia y se metió pegado al palo, en un partido amistoso en 1997.

El remate parecía que saldría desviado por mucho a la derecha —incluso un joven buscapelotas parado a 10 metros del arco agachó la cabeza— pero en el último instante, hizo una comba para entrar al arco. El sorprendido portero francés Fabian Barthez ni siquiera se movió.

"Nos topamos con una ley inesperada de la física, pero es posible que se repita" dijeron los científicos.

Otro impresionante gol de Roberto Carlos en un partido amistoso contra Francia para ponerse a punto para el mundial de Francia 98’

Antonín Panenka (Praga, 2 de diciembre de 1948), es un ex futbolista checoslovaco, actual presidente del FC Bohemians 1905 (antes: Bohemians Praga), ha pasado a la historia del fútbol gracias a su hábil y sorprendente forma de convertir el penalti que dio la victoria a la selección de Checoslovaquia en la final de la Eurocopa de fútbol de 1976 contra la selección de Alemania Federal.

Antonín Panenka (Praga, 2 de diciembre de 1948), es un ex futbolista checoslovaco, actual presidente del FC Bohemians 1905 (antes: Bohemians Praga), ha pasado a la historia del fútbol gracias a su hábil y sorprendente forma de convertir el penalti que dio la victoria a la selección de Checoslovaquia en la final de la Eurocopa de fútbol de 1976 contra la selección de Alemania Federal.

Panenka y su penal de “picotón” quedó como una leyenda, fue el primero en patear un penal así en el fútbol profesional.

Después de jugar en varios equipos de su país natal y de Camerún, en 1988 fichó por el AS Mónaco francés, del que en 1992 pasó al PSG, con el que ganó una Copa de Francia (1993) y una Copa de la Liga (1994). Su actuación en la Liga de Campeones de Europa le valió ser fichado en 1994 por el AC Milán, por cerca de 7,5 millones de euros. Con este equipo ganó varios scudettos, el último de ellos en 1998-99. También obtuvo tres veces el Balón de Oro africano (1989, 1994 y 1995), una vez el Balón de Oro europeo (1995), y fue elegido por la FIFA el mejor futbolista del mundo en 1995. Se mantuvo en el elenco rossonero hasta 2000, año en que fichó por el Chelsea F.C. inglés. Luego pasó al Manchester City, y de ahí volvió a Francia; el Olympique de Marsella sería su último equipo en Europa. Después de jugar en el Al Jazira de los E.A.U., se retiró de la actividad en 2003.

Después de jugar en varios equipos de su país natal y de Camerún, en 1988 fichó por el AS Mónaco francés, del que en 1992 pasó al PSG, con el que ganó una Copa de Francia (1993) y una Copa de la Liga (1994). Su actuación en la Liga de Campeones de Europa le valió ser fichado en 1994 por el AC Milán, por cerca de 7,5 millones de euros. Con este equipo ganó varios scudettos, el último de ellos en 1998-99. También obtuvo tres veces el Balón de Oro africano (1989, 1994 y 1995), una vez el Balón de Oro europeo (1995), y fue elegido por la FIFA el mejor futbolista del mundo en 1995. Se mantuvo en el elenco rossonero hasta 2000, año en que fichó por el Chelsea F.C. inglés. Luego pasó al Manchester City, y de ahí volvió a Francia; el Olympique de Marsella sería su último equipo en Europa. Después de jugar en el Al Jazira de los E.A.U., se retiró de la actividad en 2003.

Golazo de George Weah desde su area (notable el comentario del relator)

Baresi es el 2do. máximo jugador en la historia de AC Milan después de Paolo Maldini en disputar más encuentros con su club con un total de 719 partidos además destaca por ser un jugador que lo ganó prácticamente todo con su club; habiendo sido campeón 6 veces de la Serie A, 4 veces de la Supercopa de Italia, 3 veces campeón de la Champions League, 3 veces de la Supercopa de Europa y 2 veces de la Copa Intercontinental para un total de 18 títulos. Con la Selección Italiana ganó la Copa Mundial de fútbol de 1982. Fue seleccionado en el 19º puesto como uno de los 100 mejores jugadores del Siglo XX por la revista World soccer,4 igualmente figura en el 17º puesto como uno de los 100 mejores fútbolistas del Siglo XX por la revista Placar en 1999.5 También fue seleccionado como uno de los 50 mejores jugadores del Siglo XX por la revista Guerin Sportivo. Por otra parte Pelé lo seleccionó como uno de los jugadores FIFA 100, fue incluido en el equipo de todos los tiempos por la revista Planet Foot en 1996, también fue seleccionado por el diario La Repubblica y la revista holandesa Voetbal International como uno de los más grandes jugadores de fútbol y fue seleccionado jugador del año en Italia en 1990.

Baresi es el 2do. máximo jugador en la historia de AC Milan después de Paolo Maldini en disputar más encuentros con su club con un total de 719 partidos además destaca por ser un jugador que lo ganó prácticamente todo con su club; habiendo sido campeón 6 veces de la Serie A, 4 veces de la Supercopa de Italia, 3 veces campeón de la Champions League, 3 veces de la Supercopa de Europa y 2 veces de la Copa Intercontinental para un total de 18 títulos. Con la Selección Italiana ganó la Copa Mundial de fútbol de 1982. Fue seleccionado en el 19º puesto como uno de los 100 mejores jugadores del Siglo XX por la revista World soccer,4 igualmente figura en el 17º puesto como uno de los 100 mejores fútbolistas del Siglo XX por la revista Placar en 1999.5 También fue seleccionado como uno de los 50 mejores jugadores del Siglo XX por la revista Guerin Sportivo. Por otra parte Pelé lo seleccionó como uno de los jugadores FIFA 100, fue incluido en el equipo de todos los tiempos por la revista Planet Foot en 1996, también fue seleccionado por el diario La Repubblica y la revista holandesa Voetbal International como uno de los más grandes jugadores de fútbol y fue seleccionado jugador del año en Italia en 1990.

Franco Baresi y su último partido como jugador de fútbol en 1997 ante los All Stars de ese tiempo

Gianluca Vialli comenzó su carrera profesional en 1980, jugando para el Cremonese de su ciudad natal. Tras marcar diez goles en la temporada 1983/84, fue transferido a la Sampdoria (cifra récord en la época1 ), donde junto a Roberto Mancini formó una de las duplas de atacantes más temidas del Calcio. Con el club genovés Vialli ganó el Scudetto de la temporada 1990/91, obteniendo en esa misma campaña además el cetro de máximo goleador de la Serie A con 19 tantos, una Recopa de Europa en 1990, anotando los dos goles del triunfo por 2-0 sobre el RSC Anderlecht belga en la final, y tres Copas de Italia, en 1985, 1988 y 1989. También disputó la final de la Copa de Europa en 1992, cayendo ante el Barcelona. Con Vialli en el equipo, la Sampdoria vivió los mejores tiempos de su historia.

Gianluca Vialli comenzó su carrera profesional en 1980, jugando para el Cremonese de su ciudad natal. Tras marcar diez goles en la temporada 1983/84, fue transferido a la Sampdoria (cifra récord en la época1 ), donde junto a Roberto Mancini formó una de las duplas de atacantes más temidas del Calcio. Con el club genovés Vialli ganó el Scudetto de la temporada 1990/91, obteniendo en esa misma campaña además el cetro de máximo goleador de la Serie A con 19 tantos, una Recopa de Europa en 1990, anotando los dos goles del triunfo por 2-0 sobre el RSC Anderlecht belga en la final, y tres Copas de Italia, en 1985, 1988 y 1989. También disputó la final de la Copa de Europa en 1992, cayendo ante el Barcelona. Con Vialli en el equipo, la Sampdoria vivió los mejores tiempos de su historia.

Gol Vialli supercopa Italia 1988 Milan vs Sampdoria

En 1996, Zola fichó por el Chelsea a cambio de 4.5 millones de libras, debutó en un partido contra el Tottenham Hotspur. En el conjunto blue, Zola marcó goles impresionantes, como el que le marcó al legendario portero Peter Schmeichel en febrero de 1997. Con el equipo londinense, Zola ganó una FA Cup, una Community Shield y una Carling Cup. En noviembre de 1997, Zola marcó su primer hat-trick en un partido contra el Derby County. Durante las temporadas siguientes, Zola tuvo que compartir delantera con Jimmy Hasselbaink y Eidur Gudjohnsen.
Con la llegada del entrenador Claudio Ranieri al Chelsea, este procedió a limpiar de veteranos el club, se marcharon jugadores como Gustavo Poyet o Frank Loboeuf y Zola adquirió un rol secundario, pues Ranieri le dió más confianza al islandés Gudjohnsen. Aun así, tras un partido contra el Norwich City, Ranieri declaró: «Gianfranco lo intenta todo porque es un mago, y los magos deben intentarlo todo». Tras la temporada 2002-03 donde Zola marcó 16 goles, Zola decidió marcharse, ese año, fue votado como el mejor jugador que había vestido la camiseta del Chelsea.

En 1996, Zola fichó por el Chelsea a cambio de 4.5 millones de libras, debutó en un partido contra el Tottenham Hotspur. En el conjunto blue, Zola marcó goles impresionantes, como el que le marcó al legendario portero Peter Schmeichel en febrero de 1997. Con el equipo londinense, Zola ganó una FA Cup, una Community Shield y una Carling Cup. En noviembre de 1997, Zola marcó su primer hat-trick en un partido contra el Derby County. Durante las temporadas siguientes, Zola tuvo que compartir delantera con Jimmy Hasselbaink y Eidur Gudjohnsen.

Con la llegada del entrenador Claudio Ranieri al Chelsea, este procedió a limpiar de veteranos el club, se marcharon jugadores como Gustavo Poyet o Frank Loboeuf y Zola adquirió un rol secundario, pues Ranieri le dió más confianza al islandés Gudjohnsen. Aun así, tras un partido contra el Norwich City, Ranieri declaró: «Gianfranco lo intenta todo porque es un mago, y los magos deben intentarlo todo». Tras la temporada 2002-03 donde Zola marcó 16 goles, Zola decidió marcharse, ese año, fue votado como el mejor jugador que había vestido la camiseta del Chelsea.

Gianfranco Zola en Chelsea vs Norwich City 2002